Cuando una tía ve una buena polla delante de ella, sobre todo si es en una situación morbosa, ya no se la puede sacar de la cabeza. Eso es así, es natural. Por eso cuando esta zorrita ve el pollazo que tiene su hermano mientras se está duchando, empieza a pensar en la idea de que la penetre. La tía llega a una conclusión: se lo va a follar cueste lo que cueste. La madre está en casa, pero la putita busca un hueco y se la chupa al hermano, diciéndole que la folle bien duro. La penetra tan fuerte que tienen que irse a la habitación para que no oiga cómo la taladra.

(77766)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*