Si hay algo que hace que esta madre siempre se ponga cachonda es imaginar que alguien viene por detrás y se la folla mientras está cocinando. Eso consigue que combine sus dos grandes pasiones: la cocina y el sexo. Pero está divorciada desde hace años y ya no tiene a su marido para que la penetre mientras la tía está cocinando. Su sorpresa llega cuando el hijo se le pone en el culo y la penetra con fuerza como si fuera una vulgar puta. Al principio está preocupada, pero finalmente deja que el hijo disfrute de su coño de zorra porque echaba de menos follar.

(14850)

Category:

XXX

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*