A veces hay que tomar decisiones drásticas si quieres solucionar algún problema que haya en tu familia. Que se lo digan a esta mujer madura de cuerpazo y tetazas, que sabe que su hijo está obsesionado con ella y que no se deja de hacer pajas oliendo sus bragas. Al final ha decidido pasar a la acción y se folla a su hijo porque piensa que esa es la última solución que le queda para poder quitarle la obsesión que tiene con ella. Le come la polla, deja que la penetre y cruza los dedos para que así el chaval empiece a comportarse como una persona normal.

(124884)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario